Un gran plato, aliado para guarniciones de cualquier carne o pescado, incluso con un huevo para una cena, esta riquísimo, como plato único.

Lo que yo os recomiendo es, hacer una sartén bien grande para guardarlo en un táper una vez hecho y tenerlo como comodín durante la semana (batch cooking). Es una manera de poder tener comida hecha en algún momento que nos pille sin tiempo de poder cocinarnos nada. Seguro que os dura para varios días y momentos, así que genial, seamos prácticos.

Ingredientes:

  • cebolla
  • 2 calabacines
  • 3 patatas
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Elaboración:

  1. Rehogar la cebolla
  2. Añadir el calabacín y la patata cortados en trozos como si fuera para una tortilla de patata.
  3. Salpimentar, añadir un poco de agua y mover de vez en cuando para que no se agarre.
  4. Cuando veáis que las patatas están hechas… listo! (Puede que la patata se deshaga, no importa, a nosotros nos encanta así)

Pues nada, aquí tenéis un fabuloso plato que vale para todo, tanto para acompañar una carne como para comerlo como plato único con dos huevitos.

A cocinar!