Y seguimos con otra receta para que los mas peques se acostumbren a sabores ricos sin tanto azúcar ni repostería refinada. Que difícil es esto, verdad? Aquí te damos una idea, apunta.

Avisamos de que se trata de una receta un poquito mas larga de hacer que las ultimas que hemos hecho, por los tiempos de reposo que necesita la masa.

Ingredientes:

  • 250 cl de leche de oveja o de almendras
  • 15 g de levadura fresca prensada
  • 60 g de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vainilla liquida
  • 40 g de azúcar panela ó estevia
  • 500g de harina de espelta
  • una cucharadita de sal sin refinar
  • 200 g de chocolate negro
  • 30 g de mantequilla

Elaboración:

  1. Poner en un bol, la leche y la levadura. Disolvemos bien.
  2. Añadimos todos los ingredientes menos la harina, revolver bien, ir añadiendo poco a poco la harina. Cuando ya no se pueda mezclar con el tenedor, amasar con las manos.
  3. Cuando este bien amasado, sacamos la masa, espolvoreamos con harina el fondo del bol, volvemos a poner la masa y cubrimos con un trapo.
  4. Esperamos media hora hasta que se haga como el doble de su tamaño.
  5. Una vez pasado el tiempo, amasamos un poco la masa, hacemos como un «churro» y cortamos unos 12 trocitos.
  6. Formamos unas bolitas, hacemos como unos churritos que aplastamos y colocamos un trocito de chocolate, enrollamos y volvemos a formar una bolita.
  7. Las colocamos en una superficie enharinada y dejamos un espacio de 5 cm entre cada una, se tapa con un trapo y se espera 30 min. doblaran el tamaño
  8. Precalentamos el horno a 200º y cuando llegue a esa temperatura se baja a 180º y se meten los bollitos en la placa de horno forrada de papel de horno.
  9. Se pintan con un poco de agua y se deja unos 8 minutos, que se doren.
  10. Se sacan para que se enfríen y a disfrutar!

ES-PEC-TA-CU-LAR!